Compra de vehículo de segunda mano

Para comprar un vehículo de segunda mano puede acudir a establecimientos específicos o a particulares. En el primer caso, la compra viene amparada por el Decreto 68/2003, de mayo, por el que se regula el derecho a la información de los consumidores en la compraventa de vehículos usados en la Comunidad de Madrid. Por ello, si surge algún problema se podrá presentar la reclamación gratuitamente en los organismos de defensa de los consumidores, mientras que la compra a un particular se regulará por el Derecho Civil Común, siendo los tribunales los encargados de decidir ante cualquier problema que pudiera surgir.

En el primer caso, la garantía no podrá ser inferior a un año y en el segundo la acción para demandar se extingue a los 6 meses, contados desde la entrega del vehículo al comprador.

Antes de comprar un coche de segunda mano hay que ver si ha pasado la ITV (si tiene más de cuatro años) y si está al corriente de pago en el Impuesto Municipal de Vehículos de Tracción Mecánica.

Sería conveniente que un especialista de confianza comprobara el estado de conservación del vehículo.

Consumidor y vendedor podrán pactar la realización de un diagnóstico del estado del vehículo por un taller elegido por ambos (los gastos son a cargo del consumidor).

Si el vendedor no aceptase, la garantía legal cubrirá averías posteriores.

Los defectos visibles (arañazos, neumáticos en mal estado, etc.) no tienen garantía.

 
 
 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.